El Ministerio Público continúa con las inspecciones a los locales que no están exceptuados por la cuarentena

El Ministerio Público continúa con las inspecciones a los locales que no están exceptuados por la cuarentena

Estas acciones se enmarcan en el operativo «Nadie en las calles», diseñado por el Ministro Fiscal, Edmundo Jiménez.

Con el objetivo de constatar el cumplimiento de las medidas dispuestas por el Gobierno Nacional en el marco de la pandemia mundial del Covid-19, el Ministerio Fiscal reforzó este jueves el control a los locales comerciales que no están autorizados para la atención al público (artículo 6 del DNU 297/20). Estas actividades se realizan en el marco del operativo «Nadie en las calles», que ideó el Ministro Fiscal, Edmundo Jiménez.
De esta manera, los seis grupos de trabajo compuestos por integrantes del Equipo Científico de Investigaciones Fiscales (ECIF) y efectivos de la Policía de la provincia, coordinados por el fiscal Carlos Picón, quien está al frente de la Unidad de Enfermedades Sanitarias junto a Mariana Rivadeneira, volvieron a realizaron nuevos recorridos que incluyeron sectores ubicados en calles Congreso, Marcos Paz, la Ex Terminal, Avenida Independencia, Avenida Belgrano, Avenida Jujuy y Juan B. Justo, entre otros.
Los funcionarios judiciales, además de controlar el cumplimiento de las observaciones emitidas en el día de ayer a ciertos negocios, en torno al método de trabajo a al cierre según corresponda, repitieron las tareas persuasivas. En tal sentido, explicaron en un edificio céntrico los dispositivos de control a tener en cuenta y en los locales de calzado, acerca del uso de barbijo y alcohol en gel, como principales recomendaciones. En tanto, en distintas peluquerías, fábrica de living, imprenta y lavandería, se les informó a los dueños las causas por las cuales debían cerrar sus puertas. También los funcionarios irrumpieron en los locales de librería que estaban prestando servicios sin respetar la modalidad delivery, para lo cual habían sido debidamente autorizados. Finalmente, los empleados judiciales indicaron que en algunos talleres mecánicos se estaba atendiendo a vehículos particulares, cuando sólo podían reparar a aquellos afectados al transporte público, las fuerzas de seguridad, el sistema sanitario o personas autorizadas a circular.