El papa: «soñar juntos para evitar el abismo al que vamos»

0
92

En uno de los discursos más vibrantes de su papado, en el marco del IV Encuentro Mundial de Movimientos Sociales, Francisco llamó este sábado a los hombres de todo el mundo a «soñar juntos para evitar el abismo al que vamos», destacó el rol central de los movimientos sociales y les agradeció por «por dejarme ser parte de sus luchas», instándolos a «no dejar corromper y seguir trabajando, porque todo se ve más claro desde la periferia, y quienes han sufrido los abusos de poder, la xenofobia, todas las formas de discriminación, en mi experiencia son quienes ven mejor a la realidad».

Luego de llamar a luchar contra la «hiperconectividad y el estrés que provoca», el Papa reclamó que «nada puede reemplazar el contacto humano», exigiendo que «la solidaridad sea consoderada como un principio no solo social, sino moral». Así llamó a la política global a «reconocer el rol de los movimientos populares en todos sus órdenes», solicitó que la lucha contra el hambre y la pobreza «guíe todas las acciones, porque no podemos permitir que el hambre cause tantas muertes y no genere empatía, no sea noticia».

«Necesitamos soñar para no volver atrás, para evitar el abismo al que vamos, es tiempo de actuar», señaló el Papa. «Cuando me preguntan en concreto que debemos hacer, yo no tengo la respuesta, por eso llamo a soñar juntos para ver que hacemos».

El pontífice pidió además «por un salario mínimo,  universal, y la reducción de la jornada de trabajo», señalando que «ese salario universal mínimo debe ser analizado como una forma de equilibrar todo lo que tienen los más ricos cnn los que no tienen nada», aunque reclamó que en esa búsqueda «se cuide que esto no se convierta en una carga insoportable para la clase media». 

Sobre la reducción de la jornada laboral, insistió en que «eso es posible, cuando se trabajaban 16 horas por día y se bajó a 8, el mundo no colapsó, y ahora no podemos tener tanta gente agobiada por la cantidad de horas con tantas otras personas que quieren trabajar y no pueden hacerlo».

Fuente: El Perfil.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here