Reapareció «la cenicienta de Macri» en Tucumán y le envió un contundente mensaje

0
214
Todavía está grabado en la retina de miles de tucumanos el momento preciso en que Mauricio Macri, en medio de la euforia de la marcha del Sí Se Puede en Tucumán, le besó los pies a Manuela Ledesma, una jubilada que había concurrido a la Plaza Independencia para expresar su apoyo al entonces presidente de la Nación que buscaba remotar el adverso resultado de las PASO frente a Alberto Fernández y obtener la reelección. Manuela había llegado temprano para estar cerca del escenario y grande fue su sorpresa cuando el candidato en carrera presidencial la escogió entre la multitud y pidió que la suban jalándola de los brazos. En medio de la maniobra ejecutada por José Cano y Alberto Colombres Garmendia, perdió un zapato, fue besada y pasó al anecdotario de la campaña macrista, al igual que el grito de «¡no se inunda más!».
Lejos quedó aquel octubre de 2019 en el que Manuela apareció en los canales de noticias de todo el país. Con Fernández desde hace más de un año en la Casa Rosada y con el macrismo en la vereda opositora, la jubilada reapareció en la antesala de las elecciones legislativas que serán un plebiscito para el gobierno del Frente de Todos (FDT). Con una bandera azul y blanca guardada en su cartera, la militante llegó ayer domingo hasta Yerba Buena para que Patricia Bullrich le firme un ejemplar de «Guerra Sin Cuartel. Terminar con la Inseguridad en la Argentina», el libro que presentó hoy frente a los dirigentes de Juntos por el Cambio y que está sirviendo de pretexto para que la presidenta del PRO recorra el país alineando a los integrantes del espacio, divididos en «halcones» y «palomas» y en pugna por el armado de las listas, aún sabiendo que la sábana es corta.
Más allá de cualquier interna, el amor de Manuela por el hombre que la nominó como su «cenicienta» al parecer permanece inalterable. De hecho, ofreció una prueba que sorprendió a Bullrich mientras firmaba el libro. «Qué tal, ¿eh?», exclamó la principal colaboradora de Macri al ver extendido el pedazo de tela con la imagen del ex mandatario y la leyenda «¡Fuerza Mauricio!«. «Me acuerdo, me acuerdo», se le escucha decir a Bullrich en el video que fue subido a Twitter y que fue retuiteado 1.300 veces al momento de la publicación de esta nota. «Mauricio aquí estoy con tu cenicienta, te manda un beso», agrega la presidenta del PRO al acercarse a saludar a Manuela y la incita a hablarle directamente a Macri: «¡mandále un beso!». Ni lerda ni perezosa, Manuela, de 74 años, le envió «un beso grande» al ex Presidente y fue más allá al expresar su verdero deseo: «quiero verlo de nuevo en la Rosada».
En 2019, la jubilada participó activamente en la campaña repartiendo votos de Juntos por el Cambio en la peatonal después de que el candidato presidencial la designara «su cenicienta».  «Encontré mi Cenicienta, ahora tengo Hechicera y Cenicienta», sostuvo aquella vez en referencia a su esposa, Juliana Awada y a Manuela. «Te quiero, salvá a la Patria. Tengo mi hermano combatiente de Malvinas. Te ama mi hermano. Sí se puede», le respondió ella.
Mirá el video: 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here