domingo, mayo 26, 2024
Inicio Actualidad Aetat comunicó que, a partir de este viernes, se prestarán servicios bajo...

Aetat comunicó que, a partir de este viernes, se prestarán servicios bajo la modalidad «de emergencia»

La Asociación de Empresarios del Transporte Automotor de Tucumán (Aetat) comunicó que, a partir de este viernes, se prestarán servicios bajo la modalidad «de emergencia» en el ámbito de la Capital como consecuencia de la crisis que afronta el sector y de la imposibilidad de cubrir los costos operativos.

La entidad consignó que se procederá a «la reducción de la prestación del servicio a la mínima expresión» y a «la suspensión, por dicha causa, del personal de conducción», todo esto, por tiempo indeterminado.

En caso de que se mantenga este escenario, remarcó Aetat, estas disposiciones «se extenderán a las líneas provinciales en general».

«Ante la crítica situación por la que atraviesa el transporte público de pasajeros en todo el interior del país, y de la que no están exentos el municipio de la Capital y el resto de la provincia de Tucumán, nos vemos en la ineludible necesidad de recurrir a medidas extremas y no deseadas, a fin de resguardar el transporte en general, a los usuarios y las fuentes de trabajo», señalaron Roberto Orell, presidente de la Asociación de Empresarios del Transporte Automotor de Tucumán, y César Atim, secretario general de la entidad.

Los representantes de las líneas de ómnibus advirtieron que, en este escenario, se «aplicarán las normas que rigen la actividad como servicio de emergencia».

«Estas medidas serán tomadas en la órbita municipal capitalina a partir del viernes 12, a las 0», señalaron. Y adelantaron que, si no surgen alternativas para superar esta coyuntura, la reducción en las frecuencias se extenderá a toda la provincia.

Los argumentos del empresariado

Los empresarios señalaron cuatro razones para fundamentar la decisión de operar bajo la modalidad de emergencia.

En primer lugar, indicaron que se encuentran «ante la imposibilidad de hacer frente al costo real del servicio público de transporte de pasajeros».

Consignaron a continuación la «imprevisibilidad» que afecta al sector y «la asimetría en las compensaciones tarifarias nacionales».

Añadieron luego «el aumento de los insumos de la actividad», como el gasoil y los repuestos», cuyos valores alcanzaron porcentajes «totalmente irracionales», indicaron en Aetat.

Por último, señalaron que están en curso «paritarias imposibles de asumir». Estas negociaciones se llevan adelante en el ámbito nacional, y los empresarios de todo el interior ya anticiparon que no cuentan con los recursos necesarios para sostener un nuevo incremento salarial en los términos requeridos por la Unión de Tranviarios Automotor (UTA).

«En resumen, estamos ante la imposibilidad total del sustento del transporte público de pasajeros y de nuestra actividad empresaria», señalaron Orell y Atim en el escrito.

Semana clave

 

Ayer, en diálogo con LA GACETA, el directivo de Aetat Jorge Berretta había anticipado que esta sería una «semana de definiciones» para la continuidad del servicio de ómnibus en Tucumán.

Por un lado, los empresarios tienen el compromiso de saldar los salarios de los choferes y demás afiliados a UTA entre el jueves y el viernes. Sucede que el plazo caducó el cuarto día hábil, pero el gremio aceptó una prórroga «porque saben la realidad que estamos viviendo», aclaró Berretta.

En paralelo, existe un pedido por parte de la Federación Argentina de Transportadores por Automotor de Pasajeros (Fatap) al gobierno de Javier Milei para que cese “el tratamiento desigual e inequitativo en perjuicio del interior”.

Los empresarios aseguran que, más allá del cambio de signo político, se mantienen las políticas en favor del área metropolitana de Buenos Aires (AMBA) a la hora de la distribución de los subsidios correspondientes a las compensaciones tarifarias.

Según la Fatap, corresponde además una revisión de los criterios para fijar las tarifas en cada distrito, dado que no se sustentan en “criterios económicos y técnicos”; por tanto, afirman que los mecanismos para establecer el valor del boleto “solo degradan las economías de las empresas y jaquean su continuidad».

Audiencia en Buenos Aires

Este martes se llevó a cabo una audiencia en Buenos Aires, donde los representantes nacionales de UTA transmitieron ante la Secretaría de Trabajo, dependiente del Ministerio de Capital Humano, la necesidad de reajustar los salarios del personal para «recuperar el poder adquisitivo de los salarios».

El gremio liderado por Roberto Fernández en el ámbito federal requirió un incremento del 22% sobre lo acordado para diciembre; y advirtió que, según las proyecciones, correspondería un 27% para enero; y un 33% para febrero (ambos con carácter acumulativo).

«Desde esta organización gremial, nos encontramos lejos de pretender disponer la política de transporte en materia de compensaciones estatales y/o en materia de tarifas de las distintas jurisdicciones», aclararon en UTA nacional. Y remarcaron que «los trabajadores del colectivo no inventamos el sistema de subsidios». «No vamos a permitir que se nos coloque en medio de una disputa entre las empresas y el Estado nacional, los (gobiernos) provinciales y municipales respecto del sistema de transporte que se pretende», agregaron.

Los representantes de Fatap, a su turno, respondieron que la falta de «previsibilidad y sustentabilidad» que afrontan las empresas «tornan imposible generar un análisis serio y consistente de los planteos formulados por UTA».

Añadieron que, en la actualidad, las firmas prestatarias ya presentan «serios inconvenientes para cumplir con los compromisos salariales vigentes». De hecho, añadieron, tal escenario «está provocando interrupciones de servicios en diferentes jurisdicciones».

«Habiendo transcurrido los primeros días de 2024 y con una curva de incrementos en los insumos sin límites a la vista, el transporte del interior no conoce cuál es el presupuesto que el Estado nacional destinará (a estos distritos), mientras realiza ingentes desembolsos al AMBA, región que mantiene tarifas en niveles dramáticamente inferiores a los que abonan los argentinos que se transportan por colectivos en nuestras provincias», insistieron los representantes de la Fatap. Y aseguraron que en este rubro se registra «una lamentable política de Estado, que trasciende los diferentes (signos políticos de los) gobiernos nacionales».

Tras una hora de exposiciones en este encuentro -celebrado vía Zoom-, no hubo acuerdo entre las partes, por lo que se resolvió pasar a un cuarto intermedio hasta el martes 16.

LA GACETA